Fecha actualización:
  • Fecha Última actualización: 14/05/2015
Seleccione su idioma:
imprimir enviar Aa Aa
Errenteria

?

La Edad Media 

Reconstrucción imaginada de la Villa medieval
Reconstrucción imaginada de la Villa medieval
Errenteria: una villa portuaria y comercial

Un gran paréntesis se abre durante la época alto medieval. Hasta las primeras concesiones de fueros del siglo XII, los testimonios escritos o arqueológicos son muy escasos. Los fueros, concedidos por los reyes, fomentaban la creación de vida urbana al dotar a quienes habitaban de instrumentos de gobierno y administración de justicia. Tras la concesión del Fuero a San Sebastián en 1180 y en el año 1203 a Hondarribia, el valle de Oiartzun obtiene su fuero en 1214, pasando a denominarse Concejo de Oiarso.

En el Concejo de Oiarso la población vivía de forma dispersa y contaba con cuatro pequeños núcleos: Orereta, Elizalde, Alcibar e Iturrioz. Sus habitantes se dedicaban principalmente a la agricultura y ganadería, contando con una incipiente actividad comercial en el barrio de Orereta, situado entre el mar y los ríos Oiartzun y Pekín.

Esa dispersión de viviendas ("las sus casas de morada eran apartadas las unas de las otras e non eran poblados de so uno (... ) que tan aynia no se podian acorrer los unos a los otros para se defender") facilitó el pillaje de gentes del entorno. Por este motivo y a requerimiento de la población del Concejo, Alfonso XI otorga en 1320 la Carta-Puebla de fundación de la Villa de Villanueva de Oiarso, en el antiguo barrio de Orereta.

La actividad comercial de la nueva Villa provocó una dura pugna -que duró cerca de 500 años y que en ocasiones llegó a ser sangrienta- con San Sebastián en torno a los derechos sobre el puerto de Pasaia. Por su parte, los barrios de Elizalde, Alcibar e Iturrioz, que no aceptaban la nueva capitalidad del valle, llegaron a pactar en estos litigios con San Sebastián en detrimento de la Villa.

El comercio marítimo de Villanueva de Oiarso estuvo basado principalmente en la actividad ferronera. Los barcos llegaban cargados de mineral para su transformación en hierro en las ferrerías de la Villa. En 1328 Alfonso XI otorgó el "Fuero de Ferrerías" a los ferrones de Oiarso e Irún. Este fuero permitía, entre otras cosas, cortar árboles en las tierras de realengo y construir presas en los ríos según sus necesidades. En 1476 existían varias ferrerías; como Suerrin, Gabiola (hoy en Oiartzun), Pontika y Renteriola (la actual Fandería), de propiedad municipal.

En el medio rural, por su parte, se comienza a formar un sistema agrícola caracterizado por el caserío. Las chozas de tablas comienzan a ser sustituidas por edificios de mampostería, cuyos habitantes se dedican principalmente al cultivo de manzanos y trigo. También se cultivaba la vid, ya que con motivo de las disputas en torno al puerto de Pasaia, a fines del siglo XIV, las crónicas informan que se produjeron "muchos males e daños e robos e muertes e talamientos de viñas e de manzanales e de otros árboles".
El medio natural de Errenteria a fines de la Edad Media, se encontraba ya muy humanizado. Las zonas más altas del municipio estarían ocupadas por algunos pastizales y principalmente por bosques de roble y haya que habían comenzado a sufrir las prácticas de extracción de madera para la obtención de carbón vegetal destinado a la industria ferronera. Para la obtención de 1 Kg de hierro se necesitaban 5 Kg de leña transformados en carbón vegetal. Mientras tanto, en las zonas bajas las amplias alisedas habrían desaparecido en favor de los cultivos. Los primitivos caseríos comenzaron a contar con pequeñas huertas, cultivos de cereal, manzanales, castañares, prados, etc. Por otro lado, el núcleo medieval de Errenteria, gracias a su puerto, se afianzó en el comercio marítimo. Y se produjo un aumento considerable de población, ya que en 1494 se obtiene permiso real para ensanchar las cercas y murallas.

Las continuas disputas de Villanueva de Oiarso (Rentería) con los barrios de Elizalde, Alcibar e Iturrioz, obligaron a Juan II en 1453 a su desmembración de la Villa. De ese modo Oiartzun obtuvo su autonomía municipal que ansiaba desde 1376. Los Reyes Católicos confirmaron la división en 1491 y decretaron la división del valle en tres partes: dos pertenecerían a Oiartzun, que contaba con más población, y una a Rentería. Pero los problemas no acabaron ahí, el disfrute sobre pastos y bosques que quedaron inicialmente mancomunados, originó conflictos que duraron hasta el siglo pasado.

En la división de 1491 Villanueva de Oiarso pasa a denominarse Rentería. De ese modo se evitarían confusiones entre los dos municipios, Oiarso y Villanueva de Oiarso, dada la similitud de nombres. Rentería era un término que sus habitantes ya empleaban, puesto que el oficial había caído en desuso. Era pues la denominación popular de la Villa. El origen de su nueva denominación hay que relacionarlo con el pago de tributos municipales y reales de las mercancías marítimas: Rentería era el lugar en el que se pagaban las rentas.

 


| Herriko plaza, 1 - 20100. Teléfono: 943 449600, Fax: 943 449650 | © Errenteriako Udala · Ayuntamiento de Errenteria